No me estoy quitando de Jaén.

Domingo Obrero Gaitán

Anuncios

Resido en Jaén desde hace muchos años (y cuando me refiero a Jaén lo hago tanto a la capital como a su provincia) porque trabajo en la capital, resido en un pueblo al lado y he trabajado durante varios años en otros puntos de la provincia que pivotaban entre Andújar, Alcaudete y la Sierra de Segura, así que vuelvo a reiterar, que cuando me refiero a Jaén, lo hago en la forma más extensa, aunque yo no he nacido en Jaén sino en la vecina Córdoba. Esta mañana, estando en mi cordobesa localidad de origen, he leido un artículo en redes sociales titulado “Me estoy quitando de Jaén” y que, obviamente, me ha dejado un amargo regusto.

Sobre las 5 de la tarde, volvía hacia mi lugar de residencia en Los Villares, y bajo un cielo azul perfecto, ante la vastedad de la extensión del verde de los olivares, con las sierras giennenses en el horizonte y con la loma de Úbeda al fondo me ha embargado un sentimiento de orgullo, de pertenencia a esta tierra que tan bien me acogió y donde mi estoy desarrollando mi vida en todos los aspectos, y me he dado cuenta, de cuanto la quiero, de todo lo que vale y el potencial que atesora y de cómo es necesario que cambiemos el chip sobre la forma de ver que tenemos de nuestra provincia y de su capital, por ende.
Jaén adolece y carece de muchas cosas, de eso somos conscientes. No tenemos grandes infraestructuras, no tenemos grandes industrias, no tenemos un turismo masivo, no tenemos una gran imagen internacional y sí tenemos en cambio una alta tasa de mala suerte, de conformismo, de derrotismo, de baja autoestima que nos hacen que nos “conformemos” con lo que tenemos o que pensemos en abandonar esta tierra para encontra una “tierra prometida” donde mane la leche y la miel que en nuestra tierra no florece.

Jaén es una tierra de gente sencilla, es la Comarca tolkiniana en Andalucía. Gentes sencillas digo, que disfrutan con su trabajo en el campo en su mayoría, que valoran la vida en su justa medida y no en sus grandes manifestaciones, que aman la paz y que no han estado acostumbrados a participar en los grandes cambios, sino que más bien, o los cambios han llegado a rebufo de otros lugares o, sencillamente, no han llegado. Y además, tal vez, no hayamos tenido una clase política que haya sabido hacernos remover esta comodidad.
Pero creo que es necesario hacer ver que existe otra Jaén, que no todo es gris, que no todo es mala suerte y que no todo en Jaén es conformismo. Existe otra Jaén y hay que creérsela, pero para creérsela hay que contarla, sacarla a la luz y gritarla a los cuatro vientos para que todos nos llenemos de optimismo y empujemos para conseguir todo aquello que aún no tenemos y que es tan necesario.
Existe la Jaén de las grandes batallas, porque hay que recordar que la batalla de Baecula, la batalla de las Navas de Tolosa y la batalla de Bailen sucedieron en nuestra tierra y cambiaron la historia de sus años. Existe la Jaén íbera con su posible Atlántida dada ahora a conocer por científicos internacionales. Existe la Jaén renacentista de la Catedral capitalina, y de las ciudades patrimonio de la Humanidad Úbeda y Baeza.
Años de silencio.

Existe la Jaén en su exuberancia natural del Paraíso Interior. Existe la Jaén que se dinamiza en su creciente y floreciente Universidad. Existe la Jaén de la San Antón con su prestigio internacional y la Jaén del fútbol sala, porque cuando se quiere, se puede. Existe la Jaén de Sabina y de Muñoz Molina, letras que nacieron plateadas de olivares. Existe la Jaén de su Complejo Hospitalario, cada vez más llena de mejores profesionales que son capaces de lo mejor. Existe la Jaén de Supersubmarina, ejemplo que desde los olivos se puede llenar el Palacio de los Deportes de Madrid. Porque si se quiere, se tiene ilusión y se trabaja, se puede. Existe la Jaén de sus magníficas asociacioness y ONG, que por ejemplo, han cristalizado el Jardín de los Sueños. Existe la Jaén que es capaz de reunir y organizar a casi un millón de personas junto a la fe al pie de un cerro y clamar al cielo de forma tan magistral.

Es hora de que nos demos cuenta de todo lo que podemos llegar a conseguir si lo queremos, si nos illusiona y si somos capaces de trabajar. Y no hablemos de nuestros políticos, porque si cuentan con el respaldo de un gran apoyo social, no van a tener más remedio que apoyarnos.

Jaén, levántate brava, sobre tus piedras lunares y demuéstrate a ti misma que no eres esclava. Grita a los cuatro vientos que eres sencilla, pero poderosa a la vez, y que todo lo que sueñes lo vas a conseguir.
Por todo esto, yo no me estoy quitando de Jaén, sino al contrario, cada vez estoy más enganchado.

Domingo Obrero Gaitán
Médico del Complejo Hospitalario de Jaén.

Autor: jaenmerecemas

Nace JAÉN MERECE MÁS: una movilización sin precedentes en la sociedad civil. Una plataforma ciudadana fruto del HARTAZGO ANTE TANTOS INCUMPLIMIENTOS Y DEMORAS...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s